¿Siempre se tiene derecho a una indemnización tras un accidente de tráfico?

Contrariamente a lo que se piensa generalmente NO siempre se tiene derecho a una indemnización tras sufrir un accidente de tráfico por parte de la aseguradora del otro (u otros) vehículos intervinientes en el siniestro. Hay un error extendido que consiste en pensar que siempre que hay un accidente con lesiones la víctima percibe una indemnización porque se cobra de la aseguradora del contrario o se cobra de la propia. Este error generalizado para accidentes con lesiones, sin embargo, no es común en siniestros con únicamente daños materiales en el que prácticamente todo el mundo sabe que sólo se tiene derecho a la reparación del daño si no se es el responsable del siniestro.
 
Para que surja el derecho a ser indemnizado por los daños y perjuicios sufridos en un accidente de tráfico se tienen que dar una serie de circunstancias.
 
a) La víctima del accidente que sufre las lesiones o los daños no debe ser responsable del siniestro o no lo debe ser totalmente al menos.
 
Si nos encontramos ante un peatón, ciclista o conductor de vehículo que sufran severas lesiones derivadas de un siniestro pero que sean los únicos y exclusivos causantes del mismo, “normalmente”, no se acordará judicialmente ni si abonará extrajudicialmente indemnización alguna en concepto de responsabilidad civil por la aseguradora del/los vehículo/s contrario/s intervinientes en el siniestro.
 
b) Debe existir algún tipo de daño o perjuicio, derivado del accidente, susceptible de ser indemnizado.
 
Si en el siniestro no se producen lesiones (no basta con que los servicios de urgencias realicen una primera asistencia en el lugar del accidente), daños materiales o perjuicios reales relacionados con el mismo (no bastan molestias más o menos importantes como quedarse sin vehículo unos días cuando no se realiza una actividad económica con el mismo, o tener que hacer unas llamadas telefónicas, gestionar el parte con la aseguradora, etc...), normalmente, no se acordará judicialmente ni se abonará extrajudicialmente indemnización alguna en concepto de responsabilidad civil por la aseguradora del/los vehículo/s contrario/s intervinientes en el siniestro.
 
En definitiva para tener derecho a ser indemnizado por la aseguradora del vehículo responsable del siniestro, éste no debe haberse causado por su única y exclusiva responsabilidad y debe existir un daño o perjuicio directamente derivado del accidente que será el que se cuantifique económicamente y genere la indemnización económica para la víctima o los perjudicados (familiares de una fallecido, etc...).
 
Cosa distinta es que el causante de un siniestro tenga suscrita con una póliza de accidentes que cubra sus posibles lesiones en un accidente de tráfico. En ese caso no percibe una indemnización sino la cantidad pactada en el seguro de accidentes contratado en función de la prima abonada. Esta situación nada tiene que ver con percibir una indemnización de la aseguradora del causante en concepto de responsable civil contrariamente a lo que en muchas ocasiones se piensa.
 
Este régimen de responsabilidad resulta de lo establecido art. 1 de la Ley Sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a motor: "El conductor de vehículos a motor es responsable, en virtud del riesgo creado por la conducción del mismo, de los daños causados a las personas o en los bienes con motivo de la circulación. En el caso de daños a las personas, de esta responsabilidad sólo quedara exonerado cuando pruebe que los daños fueron debidos únicamente a la conducta o la negligencia del perjudicado o a fuerza mayor extraña a la conducción o al funcionamiento del vehículo.... En el caso de daños en los bienes, el conductor responderá frente a terceros cuando resulte civilmente responsable según lo establecido en los artículo 1.902 y siguientes del Código Civil, artículo 19 del Código Penal, y lo dispuesto en esta Ley..."