RESPONSABILIDAD DE LOS ADMINISTRADORES

Cuando se ejerce la actividad de administración de una entidad empresarial, si la misma no se ejerce con la debida diligencia, de la actuación se puede derivar responsabilidad civil.

Si el administrador o administradores de una determinada entidad no actuan conforme a las obligaciones y responsabilidades propias de su cargo pueden acabar siendo responsables últimos ante la administración tributaria, otros socios y acreedores.

Tras los cambios legislativos introducidos por la Ley Concursal 22/03 de 9 de julio y la Ley 29/03 de 17 de Julio de Transparencia, se ha agravado, no sólo la responsabilidad civil de los administradores de todo tipo de entidades, sino también la de los directivos de las mismas.

La responsabilidad civil de los directivos se rige por los artículos 1902 y 1903 del Código Civil y la de los administradores por los artículos 133 a 135 de la Ley de Sociedades Anónimas.

responsabilidad de los administradores

Quien actúa como administrador de hecho de una sociedad responde personalmente frente a la sociedad, los accionistas y  los terceros perjudicados por actos contrarios a la ley o a los estatutos, o por los realizados incumpliendo los deberes que la Ley de Sociedades Anónimas impone a quienes formalmente ostenten, con arreglo a ésta, la condición de administrador.

Los administradores y directivos de sociedades se pueden enfrentar a reclamaciones por parte de accionistas, asociados, acreedores, clientes, proveedores, etc. y la responsabilidad de aquéllos es personal, es decir, que responden con su propio patrimonio, y esto es algo que desconocen muchas de las personas que ocupan un puesto de responsabilidad.

Si bien en las grandes empresas los administradores y directivos suelen tener pólizas de seguro que cubran estos riesgos, hemos venido observando como los administradores y directivos de la pequeña y mediana empresa no tienen una conciencia real de su responsabilidad y de los riesgos que asumen.

En los últimos años hemos asesorado a cuantos directivos y administradores de empresas han requerido de nuestros servicios para actuaciones de asesoramiento jurídico preventivo (identificando riesgos y proponiendo soluciones para evitarlos) o mediante la defensa de sus intereses cuando se han ejercitado acciones contra ellos. Igualmente venimos desarrollando una activa labor de reclamación de responsabilidad del administrador cuando así somos requeridos para ello.