ACCIDENTES DE TRÁFICO

Uno de los hechos más cotidianos que da lugar a responsabidad civil es un accidente de tráfico del que se pueden derivar tanto daños personales como daños materiales además de producirse importantes pérdidas económicas para el perjudicado (lucro cesante) por paralización de su actividad.

En VILLALUENGA & GARRIDO ABOGADOS contamos con profesionales altamente cualificados en los procedimientos de reclamación de indemnizaciones y en la defensa relacionados con accidentes de tráfico (conductor, ocupante, peatón, ciclista, etc...), con excelentes conocimientos de todos los elementos que han de tenerse en cuenta para formular la oportuna reclamación de indemnización y para defender a nuestros clientes ante reclamaciones injustificadas y/o desproporcionadas.

accidente de tráfico

Para calcular las indemnizaciones que corresponden a los perjudicados por un accidente de tráfico se utiliza el Texto refundido de la Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor, aprobado por Real Decreto Legislativo 8/2004, de 29 de octubre. Anualmente se actualizan, por la Dirección General de Seguros, las cuantías indemnizatorias que se recogen en el sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en un hecho de la circulación (conocido como baremo de accidentes de tráfico)

El sistema vigente en nuestro país recoge las indemnizaciones correspondientes a la víctima de un accidente de tráfico, por lesiones temporales (días de hospitalización, impedimento y curación) y secuelas funcionales y estéticas. Además se recogen una serie de factores correctores por perjuicios económicos, daños morales complementarios, incapacidades permanentes, etc...También recoge las indemnizaciones procedentes para familiares de la víctima en supuestos de fallecimiento. En función del período de estabilización y las secuelas (y no de la gravedad de las lesiones iniciales) los perjudicados serán indemnizados.

La legislación mencionada tiene una gran trascendencia pues no sólo se utiliza para indemnizar a los perjudicados por hechos de la circulación (accidentes de tráfico) sino que desde 1995 se utiliza analógicamente, aunque con algunas excepciones, para los perjudicados por múltiples supuestos que dan lugar a fijar una indemnización por juzgados y tribunales.

Todo el sistema de indemnizaciones ha sido modificado por la Ley 35/2015 que ha modificado sustancialmente tanto los importes de las indemnizaciones que corresponden a las víctimas.

La Ley sobre Responsabilidad Civil y Seguro en la Circulación de Vehículos a Motor puesta en relación con el Código Civil, el Código Penal y la Ley de Contrato de Seguro, resto de legislación aplicable y la jurisprudencia que desarrolla los diversos preceptos legales, serán los instrumentos básicos para determinar los hechos que dan lugar a responsabilidad así como la indemnización correspondiente para los perjudicados por un accidente de tráfico. El conocimiento de la legislación, su utilización habitual, el seguimiento de la jurisprudencia del Tribunal Supremo, los diferentes Tribunales Superiores de Justicia y Audiencias Provinciales (en múltiples ocasiones muy divergentes) y una excelente capacidad negociadora y firmeza en los planteamientos jurídicos que se plasman ante los juzgados y tribunales, hacen que nuestro despacho sea una de las mejores opciones para la defensa de sus intereses cuando nuestros clientes o sus familiares han sufrido un accidente de tráfico y ha de reclamarse una indemnización. En muchas ocasiones el accidente de tráfico puede venir acompañado por la circunstancia de que alguno de los conductores de los vehículos implicados condujera bajo la influencias de bebidas alcohólicas o sustancias tóxicas o estupefacientes. En estos supuestos contamos con especialistas en Derecho Penal que defenderán sus intereses como defensa del acusado, responsable civil o acusación particular (ver nuestro apartado de Derecho Penal).